Vuelve The Americans

160809-news-the-americans.jpg

(Contiene espoilers de las primeras cuatro temporadas de The Americans)

The Americans fue recibida en sus inicios como la hermana pequeña y pobre de Homeland. Ni la ambientación ni el tipo de puesta en escena de ambas series tiene demasiado que ver, pero comparten algo mucho más decisivo que sus aparentes diferencias. El núcleo temático que las une no es demasiado original: existen multitud de series del subgénero de infiltrados, pero lo que distingue a Homeland y The Americans es que no dejan sus personajes a merced de un determinado grupo mafioso o incrustados en una banda de atracadores. Tanto Brody como el matrimonio Jennings se infiltran y engañan a todo un país.

Este diferencia es fundamental en el recorrido de la serie. Infiltrados en un contexto más amplio que el de una banda criminal o un grupo de policías, los protagonistas de The Americans pasan desapercibidos y con capaces de cometer todo tipo de tropelías sin despeinar demasiado ninguna de sus abundantes pelucas. Esto deja espacio a los guionistas para desarrollar sus relaciones familiares, centradas durante las primeras temporadas en la guerra fría dentro del matrimonio y, posteriormente, en la tormentosa relación con una hija que no es ciega ni sorda. Ha sido ella y no el FBI la mayor amenaza a la que se han enfrentado.

En ese sentido, la cuarta temporada supuso un cambio de tercio importante, el más decisivo de la serie. Con la hija ya en el ajo, las tramas han seguido avanzando sin verdaderas rupturas. Sí, es cierto, han muerto algunos secundarios clásicos, y la familia ha estado al borde del desastre. Incluso, al final del último episodio emitido, hubo un atisbo de fin de ciclo, pero los guionistas solo necesitan maquillar un poco lo visto hasta ahora para sentar las bases de, al menos, otras cuatro temporadas más (aunque ya sabemos que serán dos). Porque, igual que hay series cuya premisa marca su fecha de caducidad, The Americans, tal y como estás planteada, podría durar para siempre.

Maniquea con respecto a las relaciones Estados Unidos-Unión Soviética, en ocasiones lenta y repetitiva pero siempre disfrutable, de la quinta temporada que comienza esta semana espero más aventuras, más intrigas de baja intensidad, y más de esa inquisitiva hija que, poco a poco, está resultando tan reclutable por la implacable Central. También espero volver a ver a Martha y, cómo no, muchas más pelucas.

Filmaffinity: 7.2
IMDb: 8.3

Anuncios