The Affair | Temporada 3

18-affair.w750.h560.2x.jpg

Ha terminado la tercera temporada de The Affair con cierta imagen de conclusión. Lo que comenzó como un estudio rashomoniano sobre un adulterio con tintes trágicos ha terminado convirtiéndose en… exactamente eso mismo. Han pasado los años, las tragedias y los engaños han sido otros, pero este mismo grupo de personajes parece atrapado en este pequeño mundo que abarca Montauk y sus alrededores. Tropiezan con la misma piedra y caen en los mismos errores: Noah es idiota y Alison está loca, o viceversa, y sus respectivas parejas, madre y padre de sus hijos, siguen queriéndolos y odiándolos con la misma intensidad que en el primer capítulo. Pero la pasión y la locura empieza a apagarse.

El final de esta tercera entrega ha colocado a Noah, definitivamente, como principal y único protagonista. Por mucha intención coral que exista, y aunque las perspectivas se sigan multiplicando, dando a cada personaje su oportunidad de dar su versión de los hechos, al final nos encontramos que Noah es el centro alrededor del cual orbitan el resto de personajes. Sus victorias alteran la atmósfera de la trama, que de repente se vuelve optimista, por más que, como muestra la escena final del último capítulo, se trate de un optimismo superficial, preparado para romperse otra vez en mil pedazos. Noah parece recuperado, pero tras la esquina acecha la soledad, con sus desafíos, sus nuevos engaños y tragedias, en el palco-escénico de Montauk.

Lo que sorprende en The Affair, aparte del juego de “busca los siete errores” que se plantea entre las distintas versiones de un mismo hecho que vemos a través de los ojos de los personajes, es el fantástico uso de la elipsis. Los guionistas no escatiman en dejar enormes agujeros temporales que posteriormente rellenan con tres o cuatro pinceladas. Han pasado ¿cinco años, seis? desde aquel verano del amor en el que Noah conoció a Alison, pero cualquiera diría que fue ayer. El mundo de The Affair permanece paralizado en el tiempo y, sin embargo, profundo, matizado, en continua evolución, aunque se trate de una evolución que conduzca siempre al mismo punto de partida.

Filmaffinity: 7.2
IMDb: 8.0