Un canal sin fin

Channel Zero se presentó el año pasado como la respuesta de Syfy al American Horror Story de FX. Dos series antológicas de terror con temporadas autoconclusivas y sin más relación entre ellas que la temática, que en el caso de Channel Zero son las así llamadas creepypastas.

Candle Cove, la primera entrega, terminó convirtiéndose en una de las revelaciones del año pasado. Syfy propuso una historia sencilla y corta, repleta de imágenes de genuino impacto y una atmósfera opresiva y con toques oníricos. En un año repleto de propuestas de terror, brilló por encima de todas y nos dejó con ganas de ahondar en ese turbio mundo de las creepypastas.
No End House también adapta una de estas curiosas creaciones, historias de miedo surgidas en internet y que suelen apoyarse en hechos supuestamente reales e imágenes manipuladas por sus creadores. Tanto Candle Cove como No End House han sido capaces de traducir esos códigos al lenguaje cinematográfico, con distintos resultados.
Con un mismo lenguaje y temática, No End House pretende seguir la estala de Candle Cove, pero se queda corta, o, siendo más exacto, se pasa de frenada. Las nuevas escenas de horror resultan más elaboradas, pero pierden la terrible sencillez de los muñecos de Candle Cove. El celebrado clima de inquietud de la saga se limita a ciertas partes del relato, y, intentando mostrar más riqueza y subtextos, falla de nuevo. No necesitábamos más fenómenos paranormales, más imágenes impactantes. Donde la sencillez había triunfado, No End House ha querido dar mucho más, fracasando en casi todos los aspectos.
La trama tampoco resulta tan sugestiva, y durante los primeros capítulos se muestra ligeramente farragosa y difícil de seguir. Las lineas generales están claras, pero los nuevos elementos de horror aparecen sin demasiada explicación. Lo que en Candle Cove surgía perfectamente acotado desde el principio, brota desparramado en No End House dejando una historia que, en el fondo, tampoco tiene demasiado recorrido.
Aunque tampoco hay que exagerar. El sello Channel Zero sigue ahí, y esta nueva temporada sigue siendo de lo mejorcito que se puede ver en el género de terror, pero tras lo visto el año pasado esperaba más de ellos. O mejor dicho: esperaba menos, esperaba mejor. Para la tercera temporada, los creadores tienen pensado renunciar al mundo de los creepypasta, lo que entristece pero deja margen para creaciones de mayor alcance.
Filmaffinity: 6.6

IMDb: 7.2

Anuncios

La gran nevada

snowfall-review-ew.jpg

Snowfall relata la irrupción del crack en la sociedad estadounidense a mediados de la década de los ochenta. Durante los primeros episodios, observamos una narrativa que ya hemos visto en innumerables ocasiones. Varias lineas argumentales más o menos paralelas que poco a poco convergen en el caudal central, una historia clásica del pesaroso ascenso de una banda (o dos) de narcotraficantes.

Todo lo que aparece ante nuestros ojos nos suena. Las novedades son pocas y se mantienen acotadas a una de las subtramas del relato, la protagonizada por un agente de la CIA que utiliza la compraventa de cocaína para financiar grupos paramilitares dentro del marco de la Guerra Fría. La falta de originalidad del resto de los arcos no resulta, en cualquier caso, un problema mayor. Los personajes son atractivos, la narración tiene nervio y, en general, se disfruta la revisitación de este mito moderno de cómo unos niños con aspiraciones mafiosas escalan lentamente la pirámide del crimen organizado. Ciertas molestias la separan de convertirse en un producto redondo, como esas elipsis que se producen entre los episodios, lagunas narrativas que parecen comprimir el tiempo y dejan la rara sensación de que te estás perdiendo algo, y los habituales clichés mil veces vistos, como el insoportable agente de la CIA y su errático comportamiento, pero son problemas menores al lado de sus virtudes.

Snowfall es buena por lo que es, pero tiene en su ADN el germen de algo mucho mejor, mucho más grande. La aparición del crack, tal y como se nos narra en la serie, tiene su explicación en las dificultades de los traficantes negros para encontrar su sitio en un mercado como el de la cocaína en el que el consumidor habitual es blanco y los proveedores latinoamericanos. Desplazados de un negocio millonario, estos aspirantes a padrinos dieron con el crack, un producto que podían vender en sus propios barrios, tan barato como la marihuana y con un nivel de adicción y retorno económico amplísimo. Aquí comenzaron los problemas.

Las series relacionadas con estos temas raramente se ocupan de las consecuencias sociales que produce la compraventa de drogas. Exceptuando The Wire, donde cada parte del conflicto tiene su sitio y protagonismo, el foco de este tipo de relatos suele centrarse en el aspecto criminal, en los asesinatos, en la lucha por el territorio. Snowfall tiene todo eso, pero también la rara oportunidad de desligarse y destacar por encima del resto de series y películas parecidas. Sin abandonar el relato criminal, tiene ante sí un panorama desolador y terrible, el que dejó la epidemia de crack  de la que, hasta ahora, solo conocemos el origen. Puede y debe ocuparse de las consecuencias catastróficas de esta droga en la sociedad afroamericana, de la degradación de los barrios, de las innumerables muertes, del uso que hizo de ella el poder político e incluso la policía. La subtrama sobre la CIA y el tono general del relato nos da a entender que Snowfall no piensa hacer prisioneros, que está preparada para llegar hasta las últimas consecuencias y contarnos esa parte tan oscura de la historia americana. Esperemos que cumpla las expectativas.

Filmaffinity: 7.0

IMDb: 7.6

The Strain

144368.jpg

(Contiene espoilers de las primeras tres temporadas de The Strain)

Regresa The Strain para su cuarta y última temporada con un cambio de tercio completo que insufla cierta vida a una historia que hace mucho que muestra claros síntomas de agotamiento. Lo que hasta ahora había sido el relato de una lucha por la supervivencia de la raza humana frente a los strigoi, los curiosos vampiros con trompa creados por Guillermo del Toro, se convierte en esta entrega a una distopía post-apocalíptica en la que hay poco por lo que luchar. La guerra terminó y los vampiros ganaron, y lo único que puede hacer la facción humana es asumir la derrota y contentarse con ese mundo a medio camino entre 1984 y True Blood que nos proponen los guionistas.

Nos encontramos a nuestros héroes desperdigados por Estados Unidos, meses después del clímax de la temporada anterior, intentando sobrevivir e incluso organizar algo parecido a una resistencia. A través de los siempre socorridos flashbacks sabremos cómo han llegado hasta ahí, aunque no parece que haya mucho que contar. The Strain ha prometido que no volverá, y empieza a haber prisa por cerrar el chiringuito.

The Strain siempre se ha sentido cómoda en el desarrollo de clichés, y esta temporada no es distinta. Al margen de su planteamiento (considerar el vampirismo una enfermedad trasmitida a través de parásitos suena casi original) el resto de las novedades siempre han llegado a cuentagotas. En esta entrega final los tópicos se acumulan sin pausa, incluso aunque no tengan demasiado sentido. La ambientación pseudo-nazi enlaza con los orígenes de algunos personajes, pero no parece encajar demasiado con la naturaleza animalesca que hasta ahora habían mostrado los strigoi. Las granjas de crianza tienen cierta lógica, pero la manera como se ha llegado a ello es, como poco, sorprendente. ¿Era este tipo de cuestiones logísticas para lo que el interesante personaje de Palmer tenía tanta importancia?

Al margen de los clichés, esta temporada ahonda en una sensación que siempre ha estado ahí. En demasiadas ocasiones, The Strain parece tener mejor pinta por el texto que subyace debajo que por lo que vemos en pantalla, no pocas veces fastidioso y decepcionante, como el final de la temporada pasada. Hay buenas ideas apenas desarrolladas, grandes biografías resumidas con cuatro pinceladas, una historia interesante cubierta bajo toneladas de lugares comunes y personajes extraordinariamente antipáticos (pocas series han alcanzado una colección de protagonistas tan rematadamente odiosos).

The Strain comenzó muy bien, pero perdió fuelle hace demasiado tiempo. Queremos que termine de una vez, pero acompañaremos su desvencijado cadáver hasta la puerta misma del cementerio. Con sus muchos errores, fue una buena serie de vampiros.

Filmaffinity: 6.1
IMDb: 7.4

 

 

La cuarta (o quinta) de Fargo

fargo_tv_on_fx.0_cinema_1200.0.png

Esta semana comienza la tercera temporada de Fargo y todos sus fanáticos tenemos claro qué va a suceder. Sin necesidad de leer las sinopsis oficiales, sabemos que será una historia “real”, que a petición a los supervivientes los nombres de sus protagonistas se han cambiado, y que por respeto a los muertos el resto se narrará tal y como sucedió.

Pero sabemos más cosas. En el nevado medio-oeste americano, una o dos personas no especialmente brillantes (esto es importante) se verán envueltos en un crimen cuyas consecuencias bañarán de sangre y violencia su vida y la de sus conocidos. Las tres entregas que nos han llegado, contando la película original, relatan esta misma historia, y no parece que haya necesidad de cambiar.

En esta moda de convertir en serie viejos éxitos del cine, los Coen eligieron con Fargo el camino menos transitado. No planearon una precuela, como hemos visto en Taken, o una secuela al estilo de The Exorcist. Tampoco re-elaboraron ni ampliaron la trama original. Fargo cuenta siempre historias distintas que en realidad son siempre la misma, con un único tono de extrema frialdad y violencia, y con la sempiterna estupidez de sus protagonistas actuando como detonante y catalizador de ese submundo de perdedores que, queriendo librarse de las consecuencias de un crimen, acaban inmersos en el infierno.

No era el primer intento. En 2003 apareció el episodio piloto para una serie que nunca se concretó. Como en la película original, aquella Fargo ponía el protagonismo en una mujer policía embaraza (interpretada por Edie Falco, dispuesta a doblar trabajo con The Sopranos), inmersa en esta ocasión en una trama distinta, con el asesinato de un farmacéutico de por medio. Tal vez aquel pequeño fracaso era necesario para, años después, construir una serie, la actual, tan curiosamente innovadora, tan poco convencional en su desarrollo repetitivo y novedoso a la vez.

Los fanáticos de Fargo sabemos lo que va a pasar y esperamos con ansiedad los nuevos episodios, los nuevos protagonistas y sus feroces errores. Esperamos ver otra vez esa misma historia basada en hechos reales, y la misma habilidad para construir secuencias de impacto duradero, como aquella conversación en el ascensor de la primera temporada, cuando un crecidito Martin Freeman desafiaba a Billy Bob Thornton, pensando que el discípulo estaba en condiciones de tutear al maestro, y cagándola estrepitosamente, o aquella otra vez, en la segunda temporada, cuando Kirsten Dunst, con encantadora ingenuidad, se convertía, de manera imperceptible, en una torturadora asesina, el peor tipo de criminal.

Filmaffinity: 8.3
IMDb: 9.0

 

 

Vuelve The Americans

160809-news-the-americans.jpg

(Contiene espoilers de las primeras cuatro temporadas de The Americans)

The Americans fue recibida en sus inicios como la hermana pequeña y pobre de Homeland. Ni la ambientación ni el tipo de puesta en escena de ambas series tiene demasiado que ver, pero comparten algo mucho más decisivo que sus aparentes diferencias. El núcleo temático que las une no es demasiado original: existen multitud de series del subgénero de infiltrados, pero lo que distingue a Homeland y The Americans es que no dejan sus personajes a merced de un determinado grupo mafioso o incrustados en una banda de atracadores. Tanto Brody como el matrimonio Jennings se infiltran y engañan a todo un país.

Este diferencia es fundamental en el recorrido de la serie. Infiltrados en un contexto más amplio que el de una banda criminal o un grupo de policías, los protagonistas de The Americans pasan desapercibidos y con capaces de cometer todo tipo de tropelías sin despeinar demasiado ninguna de sus abundantes pelucas. Esto deja espacio a los guionistas para desarrollar sus relaciones familiares, centradas durante las primeras temporadas en la guerra fría dentro del matrimonio y, posteriormente, en la tormentosa relación con una hija que no es ciega ni sorda. Ha sido ella y no el FBI la mayor amenaza a la que se han enfrentado.

En ese sentido, la cuarta temporada supuso un cambio de tercio importante, el más decisivo de la serie. Con la hija ya en el ajo, las tramas han seguido avanzando sin verdaderas rupturas. Sí, es cierto, han muerto algunos secundarios clásicos, y la familia ha estado al borde del desastre. Incluso, al final del último episodio emitido, hubo un atisbo de fin de ciclo, pero los guionistas solo necesitan maquillar un poco lo visto hasta ahora para sentar las bases de, al menos, otras cuatro temporadas más (aunque ya sabemos que serán dos). Porque, igual que hay series cuya premisa marca su fecha de caducidad, The Americans, tal y como estás planteada, podría durar para siempre.

Maniquea con respecto a las relaciones Estados Unidos-Unión Soviética, en ocasiones lenta y repetitiva pero siempre disfrutable, de la quinta temporada que comienza esta semana espero más aventuras, más intrigas de baja intensidad, y más de esa inquisitiva hija que, poco a poco, está resultando tan reclutable por la implacable Central. También espero volver a ver a Martha y, cómo no, muchas más pelucas.

Filmaffinity: 7.2
IMDb: 8.3