Un canal sin fin

Channel Zero se presentó el año pasado como la respuesta de Syfy al American Horror Story de FX. Dos series antológicas de terror con temporadas autoconclusivas y sin más relación entre ellas que la temática, que en el caso de Channel Zero son las así llamadas creepypastas.

Candle Cove, la primera entrega, terminó convirtiéndose en una de las revelaciones del año pasado. Syfy propuso una historia sencilla y corta, repleta de imágenes de genuino impacto y una atmósfera opresiva y con toques oníricos. En un año repleto de propuestas de terror, brilló por encima de todas y nos dejó con ganas de ahondar en ese turbio mundo de las creepypastas.
No End House también adapta una de estas curiosas creaciones, historias de miedo surgidas en internet y que suelen apoyarse en hechos supuestamente reales e imágenes manipuladas por sus creadores. Tanto Candle Cove como No End House han sido capaces de traducir esos códigos al lenguaje cinematográfico, con distintos resultados.
Con un mismo lenguaje y temática, No End House pretende seguir la estala de Candle Cove, pero se queda corta, o, siendo más exacto, se pasa de frenada. Las nuevas escenas de horror resultan más elaboradas, pero pierden la terrible sencillez de los muñecos de Candle Cove. El celebrado clima de inquietud de la saga se limita a ciertas partes del relato, y, intentando mostrar más riqueza y subtextos, falla de nuevo. No necesitábamos más fenómenos paranormales, más imágenes impactantes. Donde la sencillez había triunfado, No End House ha querido dar mucho más, fracasando en casi todos los aspectos.
La trama tampoco resulta tan sugestiva, y durante los primeros capítulos se muestra ligeramente farragosa y difícil de seguir. Las lineas generales están claras, pero los nuevos elementos de horror aparecen sin demasiada explicación. Lo que en Candle Cove surgía perfectamente acotado desde el principio, brota desparramado en No End House dejando una historia que, en el fondo, tampoco tiene demasiado recorrido.
Aunque tampoco hay que exagerar. El sello Channel Zero sigue ahí, y esta nueva temporada sigue siendo de lo mejorcito que se puede ver en el género de terror, pero tras lo visto el año pasado esperaba más de ellos. O mejor dicho: esperaba menos, esperaba mejor. Para la tercera temporada, los creadores tienen pensado renunciar al mundo de los creepypasta, lo que entristece pero deja margen para creaciones de mayor alcance.
Filmaffinity: 6.6

IMDb: 7.2

Anuncios

Año de Terror

El género de terror es terreno abonado para lo mejor y peor de las producciones audiovisuales. Proyectos de bajísimo presupuesto se mezclan con tramas mil veces vistas y las siempre esquivas obras maestras. Por otra parte, no es fácil asustar a generaciones tan acostumbradas a la violencia y lo grotesco, y en la televisión parece incluso más complicado. Pero durante 2016 han aparecido en la parrilla televisiva varias series de terror que han logrado lo que parecía imposible. Aquí van varios ejemplos:

161004_3110033_you_have_to_go_inside_3000x1688_783882819751

Channel Zero: Candle Cove

En internet, el término creepypasta remite a una serie de leyendas urbanas de terror escritas en foros y chats cuyos autores hacen pasar por historias reales. Channel Zero promete ser una franquicia antológica de miniseries inspiradas en estos creepypasta, el primero de ellos denominado Candle Cove. En esta primera temporada, Candle Cove es una serie de marionetas cuya emisión en los años 80 coincidió con una serie de terribles asesinatos de niños. Los supervivientes y sus familias intentan explicarse lo que sucedió entonces mientras empiezan a darse cuenta de que la historia podría volver a repetirse. Lo mejor es la atmósfera onírica y malsana del pueblo, y la extraña locura de su protagonista.

Filmaffinity: 6.1
IMDb: 7.2

the-exorcist

The Exorcist

El principal acierto de The Exorcist es beber descaradamente de la película original. Tanto la fotografía de la ciudad como el maquillaje de los poseídos resultan familiares y, por ende, terroríficos. El resto de la serie alterna los homenajes, prestamos y nuevas tramas que no aportan nada pero tampoco molestan. Una serie mediocre que da miedo, lo que ya es un logro.

Filmaffinity: 6.7
IMDb: 8.3

outcast-all-alone-now-1280jpg-19a96c_1280w

Outcast

Más poseídos, en esta ocasión a partir de un cómic de Robert Kirkman, creador de The Walking Dead. Los parecidos con The Exorcist, la serie, son evidentes, y da la impresión de que tarde o temprano terminarán igual. La principal diferencia consiste en que el exorcista de Outscast saca los demonios literalmente a mamporros, con la mano abierta y sin demasiados problemas. Lo mejor que se puede decir de Outcast es que veremos la segunda temporada, aunque solo sea para saber si el protagonista es capaz de cambiar la expresión de su rostro.

Filmaffinity: 5.9
IMDb: 7.7

dead-summer-backstories

Dead of Summer

Dead of Summer es la respuesta de la cadena Freeform el éxito de Scream en MTV. Nos encontramos ante un slasher de corte ochentero en el que unos adolescentes van muriendo uno a uno en un campamento de verano. La premisa podría ser llamada homenaje, remake o tomadura de pelo, pero los giros argumentales y los misterios son suficientes para que, poco a poco y sin saber muy bien por qué, termines viendo todos los capítulos. Los actores podrían ser peores, pero no mucho peores.

Filmaffinity: 4.0
IMDb: 6.3