Born to Kill

Born to Kill Sam--(None)_A2.jpg

Esta semana ha terminado Born to Kill, la nueva aproximación de Channel 4 al mundo de los asesinos en serie. La fijación que la televisión británica siente por este tipo de individuo es digna de mención. Cada año nos bombardean con nuevos y cada vez más siniestros asesinos, y con todo un catálogo de audaces y atormentados detectives. No es raro que la gran parodia de este tipo de ficción también sea inglesa (me refiero a A Touch of Cloth).

Born to Kill, sin embargo, enfoca el fenómeno desde un punto de vista distinto. No es un drama policial, ni sigue paso a paso una concienzuda investigación, ni nos martiriza con toda una retahíla de asesinatos rituales. Lo que nos cuentan en esta ocasión es el nacimiento de uno de estos monstruos, con todos los tópicos filtrados y vertidos en su protagonista, Sam Woodford, un adolescente criado en una familia marcada por la tragedia.

La vida de Sam no ha sido fácil. La temprana muerte de su padre hizo que creciera muy deprisa, adoptando una actitud paternal con su propia madre, la repentinamente madura Romola Garai, pero hay algo en su educadísima y adulta actitud que escama desde el principio. A lo largo de los cuatro capítulos que componen esta miniserie, asistimos a los primeros pasos de un psicópata, un inválido emocional cuyo único principio moral reside en el egoísmo. Pero también, consciente de sus limitaciones, observamos sus esfuerzos para ocultar su condición, para fingir con exquisita pulcritud los sentimientos y las reacciones que se supone que tienen las personas normales.

Born to Kill es una historia sencilla, corta y directa, que necesita de un factor focal sobre el que sostener la narración, y lo encuentra en la gran interpretación de Jack Rowan, el joven actor que da vida a Sam. Su gloriosa hipocresía, los matices de sus mentiras, la manera como negocia y mimetiza sentimientos que siempre son ajenos… una hipnótica gestualidad que aterra y da sentido a toda la trama, y hace de Born to Kill una miniserie digna de ser vista.

Filmaffinity:
IMDb: 7.5

Anuncios